Inicio AUTOMOVILISMO Personal del CTCC trata de sobrevivir y reclama más respaldo de sus...

Personal del CTCC trata de sobrevivir y reclama más respaldo de sus reguladores

2.013 vistas
0
Escuchar este artículo

El Covid-19 ha impactado todos los sectores de la industria automotriz, las carreras y los deportes de motor no son excepción, en nuestro país los promotores de la disciplina de automovilismo de velocidad tratan de mantener vivas sus competencias.

Una de estas categorías es el CTCC, que a inicios de año nos daba la buena noticia de que iba a retomar impulso con la creación del GT Challenge de las Américas, sin embargo la pandemia mundial solamente permitió la realización de una fecha en El Salvador.

Probablemente durante las primeras semanas de confinamiento y pausa de las actividades deportivas, ni el más fiebre de la categoría se preguntaba que había pasado o que pasaría con la competencia y sus involucrados.

Al realizarnos la consulta obligada sobre ¿qué han hecho durante este tiempo?, su director el ingeniero Eduardo Aguilar, lo resume con una sola expresión: “tratar de sobrevivir”. Con los autódromos en pausa, los vehículos de competencia en Guatemala, donde sería la segunda fecha del certamen; Aguilar y su equipo de trabajo se vieron en la obligación de tener que volver a los orígenes.

Atender proyectos individuales, dar mantenimiento a algunos vehículos de allegados y tratar de revivir algunos proyectos para competencia, son algunas de las acciones que han tomado con el fin de mantener la vida del taller en las instalaciones de Parque Viva.

Sin embargo, este experimentado preparador es vehemente y reclama una mayor acción por parte de las autoridades que en teoría tendrían que velar por el bienestar de su gremio.

En este momento la actividad de automovilismo en Parque Viva está limitada a la realización de los conocidos track days o prácticas, tanto en automovilismo como en motociclismo, con una capacidad de hasta el 50% en zona de pits y sin público.

Según Edgar Cárdenas, Gerente de Operaciones de Parque Viva, la apertura del circuito para la realización de competencias como el SRL o Interclubes, tendrá que esperar, ya que de momento lo que se tiene en el circuito son prácticas o “track days”, con ambientes muy sencillos de controlar.

“Creemos que la apertura a las competencias requerirá un mayor trabajo en conjunto de parte de las diferentes organizaciones para la aprobación y el cumplimiento estricto de protocolos, esto debido a que, si bien es cierto en este momento se pueden llevar a cabo las prácticas en el Parque, éstas se realizan en un ambiente mucho más controlado. Ya para pasar a una competencia, sentimos que sí se debe contar con procedimientos más amplios, para no exponer a los participantes ni comprometer a Parque Viva como propietario del las inmueble…” señaló.

Así las cosas, las competencias oficiales todavía tendrán que esperar un tiempo, que podría extenderse o minimizarse, dependiendo de qué tanto trabajo en equipo puedan realizar sus promotores, y qué tanto acompañamiento les brinden las organizaciones reguladoras de sus campeonatos (FECOM o Automóvil Club), para que las autoridades den la luz verde a la acción de sus competencias.

¿Qué dice el ACCR?

Luego de las palabras de Aguilar, quisimos conocer la posición del presidente del Automóvil Club de Costa Rica, Ing. Daniel Coen, y esto fue lo que nos dijo:

“Desde el Automóvil club de Costa Rica (ACCR) aplaudimos los esfuerzos individuales o de grupo que se hagan para desarrollar y mantener el automovilismo deportivo. El nivel de profesionalismo que demostró el CTCC (para citar un ejemplo) es típico de una iniciativa privada bien conducida y que supo sopesar las riesgos que esta acarreaba.

La contribución del ACCR al deporte del automovilismo se da a través de la capacitación de pilotos y oficiales que toman parte en las competencias de cualquier disciplina, especial atención le damos a las que se desarrollan en pista. También nos ocupamos de la regulación de los eventos via, los avales deportivos que garantizan reglas iguales para todos.

Las puertas del ACCR están abiertas para todas aquellas personas u organizaciones que requieran de nosotros y de nuestras relaciones con los entes reguladores internacionales a efectos de elevar el nivel de sus proyectos”.