MOTO GP

Kevin Schwantz: «Creo que Valentino será campeón este año»

Kevin Schwantz entrevista

El piloto tejano fue uno de los protagonistas de una de las épocas doradas del deporte

Kevin Schwantz entrevista

En los anales de la historia del Motociclismo deportivo, pocos nombres suenan con el eco épico de Kevin Schwantz. El piloto tejano fue uno de los protagonistas de una de las épocas doradas del deporte, y sus duelos con Wayne Rainey y Mick Doohan escriben páginas de la Historia del Motociclismo.

Campeón del mundo de 500 cc en 1993, y con 25 victorias a sus espaldas, Schwantz desarrolló toda su carrera mundialista con el equipo Suzuki oficial, mostrando el mítico dorsal «34», que la FIM retiró como señal de reconocimiento cuando el tejano colgó el casco en 1995.

La semana pasada, Kevin Schwantz estuvo en Gijón, como invitado especial a la primera edición de MotoWeekend. Allí tuvimos la oportunidad de hablar con él.

Entrevista

MyR: Parece que el Circuito de las Américas será el único Gran Premio en EEUU el año que viene, ¿cómo se siente al respecto?

Kevin Schwantz: «Creo que no tiene por qué ser algo necesariamente malo ni dañino para el deporte en nuestro país. La industria motociclista ha sufrido mucho con la crisis y las cosas empezarán a mejorar según se recupere y, con ella, suba la implicación de las marcas, atraiga a más patrocinadores y todo comience a funcionar mejor.»

MyR: ¿Cree que noticias así hacen que sea más difícil para EEUU volver a ser una potencia motociclista mundial?

KS: «No, en absoluto. EEUU tiene una larga tradición motociclista, quizá no estemos en los tiempos de Wayne Rainey, Eddie Lawson, Randy Mamola, pero se puede volver. Hay una gran base de afición y tradición en nuestro país, y siguen ahí a pesar de que hayamos tenido tiempos difíciles. El público en EEUU sigue amando las motos y eso no lo hemos perdido.»

MyR: ¿Qué habría que hacer para potenciar el motociclismo en su país? ¿Qué pasó con su escuela de pilotaje?

KS: «Tuve que cerrarla hace dos años porque estaba perdiendo dinero con ella. Es una pena, pero por lo que costaba un curso en la escuela, un chico puede irse a una pista a rodar varios días. Estoy dispuesto a reabrirla en cualquier momento, pero necesitaría la implicación de una marca que nos proporcione material para funcionar. Lo cierto es que ha habido un bajón importante en el motociclismo debido al daño que ha hecho la crisis. Hay que darse cuenta de que la industria motociclista en EEUU bajó un 40% y sólo ha recuperado un 10%. Según la industria se recupere, todo mejorará con ella. Pero sin la implicación de las marcas, que atraigan patrocinadores, tendremos que esperar.»

MyR: Mirando al futuro, ¿hay algún nombre que debamos recordar para el futuro?

KS: «Hay muchos pilotos jóvenes y con talento, y no destacaría a nadie en particular por encima de los demás. Sólo espero que las marcas vuelvan a implicarse para preparar la generación del futuro.»

MyR: ¿Cómo ve el nivel actual de pilotos en MotoGP?

KS: «Creo que hay muy buenos pilotos, sólo que son diferentes a nuestros tiempos. Ahora hay mucha más tecnología, más electrónica, mejores neumáticos. Es más difícil cometer errores, o abrir gas demasiado temprano y derrapar. Es una conducción diferente, pero antes podías equivocarte con las marchas, o al reducir en frenada. Eso ahora ya no pasa.»

MyR: Una frase suya es que «ahora las carreras son tecnología, antes eran sobre tener pelotas». ¿No cree que eso quita mérito a los pilotos actuales?

KS: [Se ríe] «No, no lo creo, en absoluto. Pero sí es cierto que los pilotos actuales no tienen que enfrentarse a ciertas situaciones y problemas que sí teníamos en nuestros tiempos. Antes, por ejemplo, los neumáticos no duraban tanto. Si luchabas durante la primera parte de la carrera, o te arriesgabas para recuperarte de una mala salida y remontar posiciones, a media carrera las gomas ya estaban desgastadas, y pasabas la segunda mitad teniendo que cuidar más las frenadas, derrapando, y teniendo que arriesgar más para no caer posiciones. Eso ya no ocurre ahora, las carreras son distintas.»

MyR: ¿Qué opina del regreso de Suzuki a MotoGP?

KS: «Están haciendo un buen trabajo, han conseguido puntos, y van consolidándose poco a poco. Creo que lo harán bien.»

MyR: ¿Le han ofrecido probar la nueva Suzuki para MotoGP? ¿Le gustaría?

KS: «No, la verdad es que no. Pero no rechazaría la oportunidad de subirme a la moto y ver cómo va.»

MyR: Si tuviera que elegir entre Aleix Espargaró y Maverick Viñales, ¿Con cuál se quedaría?

KS: «Con Maverick, sin duda. ¿Por qué? Porque es cinco años más joven y es un talento más en bruto. Simplemente tienes ese tiempo extra para desarrollar al piloto y su capacidad.»

MyR: Esta temporada el mundial está siendo muy interesante, con Rossi, Márquez y Lorenzo en la lucha por el título. ¿Quién cree que ganará al final?

KS: «A menudo me hago esa pregunta: ¿Será el 46, el 93 o el 99? Todos son rápidos, y todos son buenos, pero creo que, al final la ventaja la tendrá Valentino. Es bueno, rápido, tiene mucha experiencia y este año está consiguiendo buenos resultados de forma regular. Hay que tener en cuenta si puede llover o no, por ejemplo en Malasia, o en Japón, ¡allí siempre llueve! Y, en esos casos, Valentino es el que tiene la ventaja. Aún está muy abierto y queda mucho mundial, pero sí, Valentino es mi favorito.»

La relación con Suzuki y Hockenheim 1991

MyR: ¿Echa de menos competir? ¿Volvería a hacerlo?

KS: «No, lo cierto es que no volvería a competir. Ahora veo las carreras de una forma diferente, y me gusta poder ir a las carreras y pasar tiempo con los aficionados, tener tiempo para firmar autógrafos, hacerme fotos con ellos y dedicarles la atención que se merecen. Antes no era así. Cuando compites, estás más concentrado, ves tu tiempo más como si fuera un túnel, y no eres tan sociable. Definitivamente eso ya pertenece al pasado, y estoy contento de poder estar más relajado y dedicarme más a la gente.»

MyR: ¿Cuál es su recuerdo más querido de su carrera?

KS: «Sin duda, mi primera victoria y la última. La primera fue en Japón, en Suzuka, delante de toda la familia de Suzuki, con todos allí, fue especial, una gran emoción.»

MyR: ¿Ha habido alguna vez una carrera, la que sea, en la que tuvo que luchar de forma especial hasta el final, porque era importante para su carrera?

KS: «La primera que disputé con Yoshimura Suzuki, a finales de 1984. Cuando fiché por ellos, fuimos a un circuito en el que no había competido nunca. Hice tres vueltas en clasificación y, cuando estaba en la parrilla, en el momento de la salida, calé la moto. Aún así, remonté y logré ganar la carrera, en las Superbikes. Creo que eso dejó claro el escenario para el resto de la temporada.»

MyR: ¿Alguna vez ha sentido miedo montado sobre una moto?

KS: «¿Miedo? Definitivamente, sí. Creo que le miré al miedo en la cara en esas tres carreras en 1995. Pero creo que todos estamos de acuerdo en que no tenía que haber competido en 1995, que me tenía que haber retirado al final de 1994. En la primera carrera, en Eastern Creek, en el warm up la moto se cruzó en una frenada, me caí y todo lo que vi fue que la moto volaba por encima de mí. Regresé a boxes y dije «hasta aquí, no sigo». Pero entonces el público en las gradas empezó a llamar mi nombre a animarme, y salí, no podía dejar plantados a los aficionados. Seguí hasta la carrera de «casa», en Japón, tenía que acompañar a la familia de Suzuki, pero la verdad es que ya no tenía sentido continuar.»

MyR: Todos recordamos la increíble maniobra para adelantar a Wayne Rainey en Hockenheim en 1991. Cuéntanos como fue para usted.

KS: [Se ríe]. «Lo cierto es que fue una de esas cosas que no piensas, no calculas, porque no tienes tiempo. Salí de la última chicane por delante, pero Wayne me superó porque tenía más velocidad punta. En ese momento, yo estaba por la izquierda y él creyó que me tenía cerrado. Entonces me salí e intenté tomar el interior. Él era más rápido que yo y llegó a la frenada por delante. Sabía que, para poder superarle, tenía que frenar más tarde, pero lo cierto es que frené todo lo que pude porque no me quedaba más espacio. Lo cierto, es que llegué a bajar a primera para poder parar la moto en la entrada al Estadio. ¿Sabes ese momento en el que le miro? La gente cree que lo hice porque podía y tenía tiempo para hacerlo, pero la verdad es que, según estaba frenando, tenía que asegurarme de dónde estaba Wayne, para ver que podía llegar a la siguiente curva por delante. Fue una maniobra de ahora o nunca.»

MyR: Muchas gracias por su tiempo, disfrute del Festival.

KS: «Un placer, muchas gracias a ustedes.”

Kevin Schwantz Motoweekend Gijon 2015

 

Vía: Motoryracing

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba