Inicio AUTOS DE COLECCIÓN Corvette XP-819, el experimento de Chevrolet con motor trasero

Corvette XP-819, el experimento de Chevrolet con motor trasero

1541
0

En los años 60, un choque de ideas propició la creación del prototipo Corvette XP-819 con motor trasero.

El padre del Corvette, Zora Arkus-Duntov, era un fiel defensor de los Corvette con motor central y no veía la viabilidad de colocar el motor en la parte trasera. No obstante, el jefe de desarrollo de Chevrolet de la época, Frank Winchell, pensaba tras su experiencia con el Chevrolet Corvair, que un Corvette al estilo del Porsche 911 con el motor detrás, podría funcionar conceptual y comercialmente.

Winchell estaba seguro de que podía hacer un auto deportivo equilibrado, con motor V8 trasero utilizando un bloque de aluminio y neumáticos más grandes atrás para compensar el peso.

Aunque Zora defendía la idea de que el reparto de pesos iba a dar dolores de cabeza, Winchell puso al diseñador Larry Shinoda a trabajar en el proyecto en 1964 y finalmente fue aprobado. Meses después el XP-819 fue construido y equipado con un small block V8 con una transmisión de dos velocidades.

Todo el chasis, la suspensión y la dirección se fabricó con componentes personalizados exclusivos para este automóvil.

Desafortunadamente, con todo ese peso detrás del eje trasero, era solo cuestión de tiempo antes de que uno de los ingenieros se accidentara durante una prueba de cambio de carril a alta velocidad. Así que no tuvo éxito y fue cancelado el proyecto.

Solo un prototipo Corvette XP-189 fue fabricado, a pesar de que se ordenó su destrucción esto no sucedió y pasó por varios propietarios hasta que terminó  en un museo de General Motors en Estados Unidos.