RALLY

Carlos Sainz: «Este año sí que podemos disputar el Dakar»

A días del arranque del Dakar en Buenos Aires, Carlos Sainz y el equipo Peugeot Sport daban una conferencia de prensa en Madrid. Como «una despedida» o como «una reunión con la prensa», así lo ha bautizado el propio Carlos Sainz en su discurso de presentación.

Ilusión y optimismo

Tras la intervención de los responsables de Peugeot, que han depositado mucha confianza tanto en Carlos como enLucas, y también resaltando la finalidad comercial de la participación en el Dakar, comenzaban los grandes protagonistas. Ilusión, esa palabra era usada por Carlos Sainz. Y es que, tras 35 años compitiendo, hace falta mucha ilusión y muchas «ganas de disfrutar». «Tanto Lucas como yo vamos al Dakar con mucha ilusión. Esta aventura solo se puede llevar a cabo disfrutando. Espero disfrutar y espero volver con una sonrisa«, arrancaba el piloto madrileño.

Y es que se le ve otra cara a Sainz. Sonríe, está ilusionado y confiado con su auto. «Desde luego voy más confiado que el año pasado», explicaba. «Voy mucho más a gusto, las pruebas que hemos hecho han sido mucho mejores que el año pasado, el auto va mejor, Peugeot ha hecho un gran trabajo en la evolución del auto. Nos gustaría pensar que vamos a plantar cara a Mini y Toyota, que vamos a luchar por victorias de etapa y que vamos a luchar por el Dakar», se sinceraba.

-Publicidad-
Sainz-Cruz, con mucho optimismo al Dakar 2016.Sainz-Cruz, con mucho optimismo al Dakar 2016.

Un vehículo para luchar por el Dakar

Sobre el auto, ha habido una regeneración del 2008 DKR15. Sainz lo resumía a la perfección. «el año pasado no podía disputar el Dakar y este año sí», sentenciaba con rotundidad. Como afirmó el piloto español, «había que rediseñar el auto por completo» por lo que el trabajo de Peugeot ha sido magnífico, construyendo un prototipo en solo cinco meses, tras valorar la ‘catástrofe del debut en 2015: «Se hace un auto más largo, más ancho, con un centro de gravedad más bajo, con un reparto de pesos diferente, con casi 300 kg de ganancia de peso, con un motor mucho mejor, con más potencia, con neumáticos mejores…». Numerosas y costosas mejoras buscando construir un auto ganador. El tiempo que se ha perdido en probar y efectuar cada mejora ha impedido que Carlos Sainz pudiera disputar más carreras. Participó en el Rally de China con la intención probar una mejora y también lo hizo en Marruecos, con buenas sensaciones: «Una de las sorpresas es que el auto nuevo iba en cabeza con mucha ventaja. Era un miniDakar con todos los rivales que vamos a tener en el Dakar. El auto está bien. Luego tuvimos un problema mecánico porque no cambiamos el motor. Entonces era normal que hubiera algún fallo». A Carlos se le ve muy feliz con el trabajo realizado y con el resultado final.

Para Sainz, un auto es «un conjunto de cosas» y la fiabilidad es clave en una carrera tan dura. Y también recordaba que prácticamente ninguna marca ha logrado ganar el Dakar en su primera o segunda participación. Eso sí, Lucas Cruz comentaba que este año «los kilómetros que hemos hecho han sido mayores y las evoluciones han sido mejores«.

Otra mejora importante, ya aludida anteriormente, han sido los neumáticos. «Han sido uno de los factores por los que el auto ha mejorado mucho. Hemos tenido una ganancia importante con respecto al año pasado«, confirmaba Sainz. Al final, en el Dakar buscas un neumático polivalente, que vaya bien en todo tipo de terrenos. Además, afirmaba que tendrán problemas en la especial larga, la de 540 kilómetros cronometrados. En el otro costado, podrían tener ventajas en la etapa maratón, en caso de que no haya pinchazos claro: «Las ruedas delanteras acaban nuevas, puedes cambiar las dos traseras y sales al día siguiente con cuatro neumáticos prácticamente nuevos».

Montando el 2008 DKR16.Montando el 2008 DKR16.

A aprovechar el fuera-pista

En cuanto al recorrido, la ausencia de arena es un gran inconveniente para el buggy. «Este año, por desgracia para nosotros, la escasez de arena es lo que nos falta para sacar todo el potencial del auto«, confirmaba Lucas Cruz. Y es que no podrán aprovechar las ventajas de tracción y autoinflado del 2008 DKR16. Eso sí, Sainz quiere ver el lado bueno. «Nuestro auto, a parte de en arena, también se defiende mejor en terreno roto», afirmaba. Él, que conoce muy bien a Tiziano Siviero, afirma que habrá sorpresas. «Efectivamente habrá mucho camino. Pero si de repente te sales del camino y te metes por un fuera pista, con zonas de trial, zonas de ríos secos… automáticamente en un periodo de kilómetros reducidos nuestro auto puede tener ventaja«, explicaba el madrileño.

«Va a ser un Dakar duro», reconoce el español. Hay que estar abierto a encontrarse cualquier día cualquier cosa. Me gustaría pensar eso. Es impensable un Dakar donde no haya dificultad. Tenemos que ser pacientes, la segunda semana es, teóricamente, cuando mejor nos viene a nosotros. Tenemos que tener clara la estrategia», apuntabaSainz sobre su plan. Lo mismo lo tiene claro Lucas Cruz. «Es una carrera en la que nos vamos a encontrar todo tipo de situaciones. Unas van a favorecer a unos autos y otras a otros. Es una carrera en la que la variación de terrenos influye», explicando eso mismo, que no hay un Dakar fácil ni constante.

Mini, favorito indiscutible

En cuanto a los favoritos, Carlos Sainz admite que los Mini son claros candidatos. «Han ganado las últimas cuatro ediciones. No hay discusión», exponía. Y es que los prototipos de X-Raid ya tienen varios años de evolución, muchos más que el 2008 DKR: «Hay que pensar que no es un Mini, es un BMW con caperuza de Mini que lleva corriendo desde hace diez o doce años«. Nasser Al-Attiyah es, para Sainz, el hombre más peligroso de Mini pero también tiene en cuenta a Terranova que «es rápido y conoce el terreno», a Hirvonen, que debutará en el Dakar y ha Nani Roma: «Ha ganado el Dakar y sabe lo que tiene que hacer para volver a ganarlo».

Sainz participó en el Rally de China para probar el 2008.Sainz participó en el Rally de China para probar el 2008.

Sainz no quiere que nadie se olvide de Toyota. La marca nipona ha realizado enormes mejoras en su vehículo y es un auto «con potencial de ganador»con De Villiers y Al-Rajhi como buenos pilotos. Por último, habló de sus compañeros. «Qué voy a contar. Peterhansel y Loeb… Cualquiera de ellos tienen capacidad para ganar. Loeb tiene un palmarés espectacular y Peterhansel es Míster Dakar. Tenemos un equipo fantástico«, sentenciaba sobre el denominado ‘Dream Team’ del Dakar.

Sainz quiso quitar importancia al hecho de que sea un piloto español en un equipo francés rodeado de pilotos galos. «Confío plenamente en mi equipo de tener absolutamente igualdad de material que los demás. Quiero recordar que el equipo ha confiado en mí en la puesta a punto, por ahí no tengo ninguna duda de la profesionalidad del equipo Peugeot«, zanjando el tema de raíz.

Altitud, temperaturas extremas, lluvias…

El físico, dicen y mirando el recorrido así se confirma, será un aspecto fundamental, vital en este Dakar 2016. La altitud fue uno de los temas tratados por Carlos Sainz en su intervención. Habrá tres etapas en Bolivia, por encima de los 3000 metros. Pero, a diferencia de lo que ocurría en años anteriores, esta vez serán pruebas cronometradas a esta altura y no enlaces. «Es un reto importante, nos hemos preparado para ello. El equipo hace poco mandó el auto a Chile para asegurarse que el auto iba perfectamente a esa altitud. No es fácil, porque a esa altura se pierde mucha potencia», exponía Sainz sobre las medidas que habían tomado respecto al auto y el motor. Sobre la pareja de participantes, Sainz explicó cómo ha sido la preparación personal para afrontar las etapas en altura: «Hemos hecho entrenamiento en hipoxia. Eso te simula una falta de oxígeno con un aparato que simula la altitud. Luego también depende de cómo reaccione el cuerpo ese día. Será duro. Lucas ha hecho algo similar en Barcelona. Llegamos preparados».

Sainz, Peterhansel, Loeb y Despres, el equipo de pilotos al completo.Sainz, Peterhansel, Loeb y Despres, el equipo de pilotos al completo.

Otro factor a tener en cuenta de ese elenco de aspectos físicos del que hablamos es el calor. Como ya sucedía el año pasado, las temperaturas superarán los 50 grados en muchas zonas de Argentina. Tanto Lucas como Carlosadvertían que es algo ya conocido en otras ediciones. «El año pasado ya sufrimos una ola de calor en la segunda especial. La temperatura rondaba los 53 grados. Estamos advertidos y esperemos estar bien preparados», reconocíaLucas Cruz. Por su parte, Sainz explicó que su preparación para el calor extremo se basó en hacer «bici dentro de la sauna, tratando de simular unas condiciones bastante incómodas». «Son unas condiciones que hacen más dura la carrera en Sudamérica con respecto a África«, advirtió sobre las temperaturas sudamericanas.

Por último, también preocupa el asunto de la lluvia. «Son pistas que si llueve mucho pueden llenarse de barro y de agua. Es el Dakar y puede haber de todo«, comentaba Cruz al respecto. Sainz, por su parte, reconoce que un 4×4 «debería ir mejor». Pero los test y las carreras hechas este año son optimistas con el 2008 DKR16. «En China llovió en una etapa y Peterhansel dobló a un 4×4, el de Lavieille», recordaba. Además, el madrileño confía mucho en el neumático que llevan este año: «Las ruedas que llevamos nosotros son más grandes que las de los 4×4 y eso nos beneficia en ese sentido. En lluvia y en barro será una incógnita».

Para acabar, Cruz habló sobre el buen ambiente que se respira dentro del auto, algo «fundamental» para una carrera tan dura y larga. «Tener la ventaja de poder hablar el mismo idioma dentro del auto favorece el ambiente y evitar el desgaste que la carrera produce», explicaba sobre lo a gusto que está con Carlos a la izquierda.

Así pues, la despedida de Carlos Sainz y Lucas Cruz finalizaba. Buen ambiente, optimismo y un Carlos Sainz que buscará su segunda victoria en el Dakar. Lo tendrá complicado pero, seguramente, esté mucho más cerca que el pasado año.

Vía MotoryRacing

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba