MOTOCROSS

Marco Simoncelli nos dice adiós hoy en el GP de Malasia

moto_go_2011_Marco_simoncelli_rip

El Gran Pemio de Malasia nos deja una trágica noticia, uno de los grandes nos deja

 

Marco_Simoncelli_rip_HD_2011

 

El italiano Marco Simoncelli, que perdió la vida este domingo en el Gran Premio de Malasia de MotoGP a lo 24 años, era un piloto muy apreciado en el mundo del motociclismo por ser fogoso y tener un carácter especialmente extrovertido.

La carrera deportiva de este chico más bien alto, de 1,83 metros, y con un característico pelo rizo, nacido en Catolica, población de la costa italiana del Mar Adriático en enero de 1987, comenzó hace 17 años, cuando pilotó por primera vez una minibike.

Con una máquina de esa cilindrada ganó el título nacional den 1999 y el de 2000, antes de ser subcampeón europeo.

En 2002, con sólo 15 años, debutó como invitado en un gran premio, en el circuito de Brno (República Checa), y sumó sus primeros puntos en Estoril (Portugal) al acabar 13º de la carrera de 125cc.

Simoncelli, que acabó 33º del Mundial en su primera temporada, mejoró progresivamente, año a año, hasta acabar en 2005 quinto del campeonato de 125cc.

En 2006 cambió de constructor y de cilindrada, pasando a tomar el control de una moto de 250cc de Gilera, que había desaparecido de los circuitos durante 13 años. Aquel año terminó décimo del Mundial, posición que ocupó en 2007 también con Metis Gilera, integrada en el Grupo Piaggio.

Gracias a una regularidad que le hizo perder el equilibrio cada vez menos, Simoncelli se convirtió en uno de los referentes de la categoría de 250cc, y en 2008, con un Gilera, se proclamó campeón del mundo en Malasia, en la antepenúltima prueba.

En 2009 estuvo a punto de repetir triunfo. Pero ese año, en el que llegó a luchar por el título en el circuito de Valencia, donde perdió el equilibrio a siete vueltas del final, la victoria final fue para el japonés Hiroshi Aoyama.

Después de aquello, dejó los 250cc, que se convertiría en la actual Moto2, para integrar la competición de MotoGP, donde acabó octavo en el Mundial de 2010, después de haber sido ojeado y descubierto por Fausto Gresini, ex campeón en 125cc en 1985 y 1987.

«Marco demostró en sus primeros años su capacidad, su determinación y su carácter para ser piloto de la categoría reina», comentó Gresini.

Autor de dos ‘poles’ esta temporada (en Cataluña y en Holanda), su mejor resultado fue ser segundo en Australia, con una Honda de fábrica sobre la que prometió ser todo un digno sucesor de su amigo y compatriota Valentino Rossi, que no gana un gran premio desde su victoria en Sepang de 2010.

«Después de mi caída siendo líder, en el Gran Premio de España en Jérez, me gustaría hacer algo distinto aquí. El podio sigue siendo mi objetivo», dijo a la AFP Simoncelli en Estoril, tras haber sido el más rápido en las sesiones de entrenamientos libres.

«Soy nuevo en esta categoría y me queda mucho para aprender en todos los aspectos. Es cierto que Valentino Rossi me ayudó el año pasado cuando estaba atravesando un mal momento en mi primera temporada en MotoGP, ¡Pero este año ya no me da consejos!», afirmó entre risas.

Habiendo estado implicado en dos incidentes en carrera este año, siendo uno de ellos el que acabó con la caída con fractura del español Dani Pedrosa en Le Mans (Francia), Simoncelli, cuya muerte entristece a todos los que le conocieron, tenía un estilo incisivo que había sido objeto de críticas.

Así, en el Gran Premio de Portugal, el español Jorge Lorenzo reconoció que no había hablado «nada» con Simoncelli. «No estamos enfadados, nos saludamos, pero me parece que es demasiado agresivo y que eso puede ser peligroso para nosotros», sentenció el mallorquín.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba