INDUSTRIA

Historia Motor: El Mercedes que tenía un motor como el Pagani Zonda

mercedes-sl-73-amg-p_1440x655c

El canto del cisne de los Mercedes SL caja R129 – en fabricación desde 1989 – fue el impresionante SL 73 AMG. Un exclusivo y desconocido tope de gama firmado por AMG, una versión deportiva desconocida de la que sólo 85 unidades fueron producidas en 1995 y el periodo 1999-2001, tras el lavado de cara del SL. Exteriormente, apenas es diferente de otros Mercedes SL con acabado AMG, pasaba realmente desapercibido: sólo unas llantas de 18 pulgadas y un discreto emblema en su zaga lo diferenciaban. Pero la belleza de este súper roadster estaba en su V12 de 7,3 litros…

En su momento, no era sencillo ni barato conseguir un Mercedes SL 73 AMG. No se podía comprar directamente en un concesionario, a pesar de ser un modelo oficial de AMG. Era necesario adquirir un Mercedes SL 600 con motor V12 de 6,0 litros, y posteriormente pagar unos 100.000 marcos a AMG para que lo transformase en un auto mucho más especial. AMG desmontaba el motor del SL 600 y en primer lugar, aumentaban su cilindrada hasta los 7,3 litros. Ha sido uno de los V12 atmosféricos de mayor cilindrada de las últimas décadas.

-Publicidad-

mercedes-sl-73-amg-1

 A continuación, instalaban refuerzos internos en el bloque, y pistones forjados de titanio. Otros cambios tenían lugar en los árboles de levas, admisión y escape. El resultado eran unos impresionantes 525 HP a 5.500 rpm y un par máximo de 750 Nm a sólo 4.000 rpm. Con respecto al V12 de partida, era 117 HP más potente. Con una caja de cambios convenientemente reforzada – pero aún automática de cinco relaciones – el Mercedes SL 73 AMG aceleraba hasta los 100 km/h en 4,8 segundos y tenía una punta deslimitada de 298 km/h.

Como podés ver, su motor no era puntiagudo. Era un motor tranquilo, pero pleno de par motor, y con capacidad suficiente para convertir los neumáticos traseros en humo mucho más rápido de lo que parece. A los refuerzos estructurales del Mercedes SL, AMG añadió unos pocos más, evitando contoneos del chasis ante semejante dosis de par motor. El Mercedes SL 73 AMG pesaba la friolera de 2.050 kilogramos. Hasta la llegada del Mercedes CL 65 AMG de 612 HP y motor V12 Biturbo, fue el Mercedes-Benz más potente y rápido jamás creado.

mercedes-sl-73-amg-2

No fue el único Mercedes SL preparado por AMG. Hacia el final de la generación R129, AMG lanzó los SL 55 AMG y SL 60 AMG. El Mercedes SL 55 AMG R129 montaba un motor 5.4 V8 atmosférico con 354 HP de potencia, que poco después pasarían a montar los C 55 AMG o E 55 AMG, entre otros. Por su parte, el Mercedes SL 60 AMG llevaba un motor 6.0 V8 de 384 HP, idéntico al de los Mercedes E 60 AMG de la época. Curiosamente, los Mercedes SL 600 de la época eran más rápidos. Incluso hubo un esquivo SL 70 AMG, con un 7.0 V12 de 496 HP.

Hoy en día no nos impresiona una potencia de 525 HP en un motor V12. Los actuales Mercedes SL 65 AMG desarrollan 630 HP de potencia y 1.000 Nm de par motor máximo. Pero son quizá autos menos especiales, producidos más en serie. También la potencia se nos ha ido de las manos: los Mercedes SL 63 AMG llevan motores V8 Biturbo de 585 CV de potencia, de los que ya nadie se sorprende. Pero en 1999, 525 HP era una potencia desmesurada para un Mercedes de serie. Es como si Mercedes lanzase un SL actual con 800 HP de potencia.

mercedes-sl-73-amg-6

Se cree que el Sultán de Brunei adquirió en su momento 50 de los 85 Mercedes SL 73 AMG producidos. Sus unidades fueron ligeramente potenciadas, llegando a los 565 HP. Incluso Brabus lanzó una versión del SL 600 equipada con el mismo 7.3 V12 y 582 HP de potencia máxima. Cuando la producción del SL 73 AMG cesó en 2001, un tal Horacio Pagani acudió a AMG en busca de un motor V12 para sus Pagani Zonda. Gracias a sus buenos contactos y una amistad con un tal Fangio, logró el suministro de propulsores V12 para sus superdeportivos.

Vía DiarioMotor

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba