AUTOMOVILISMOOTROS

Este posavasos era un coche, pero nunca llegó a casa…

Un bar en Toronto ha tenido la idea, para concienciar sobre la conducción sin alcohol, de servir sus bebidas con posavasos hechos con los restos de los coches accidentados en sucesos con esta droga implicada.

The Emmet Ray, así se llama el establecimiento, recibe posavasos de Arrive Alive, en inglés ‘llegar vivo’, una organización que pretende concienciar sobre la prohibición del alcohol al volante. En cada uno se puede leer ‘Este posavasos fue un coche. Ese coche nunca llegó a casa’.

El director del programa Arrive Alive, Michael Stewart, ha asegurado, en declaraciones para Fox News, que el metal de cada posavaso viene de un taller de chapa y pintura de Vancouver. El metal pasa por un proceso de prensado y grabado, con el objetivo de que este tema llegue a ser conversación y de que se piense antes de beber si luego se va a conducir. No se sabe si Arrive Alive se asociará con otros bares de Canadá, pero tenemos que decir que somos muy fans de esta iniciativa.

«Queríamos recordar a la gente, en la noche que más se bebe del año, que hay consecuencias si se maneja borracho y recordarles usar un conductor establecido, ir en transporte público o bajarse la app The Ride para llegar sano y salvo a casa», ha subrayado la organización para terminar.

Ana Vázquez

Periodista de profesión desde 2009. Tras entrenarse en agencias de noticias y fotografía y prensa escrita, en 2013 pasó a formar parte de las filas de la web de Fórmula 1 referencia en España y América Latina, www.caranddriverthef1.com. Corresponsal de Puro Motor en Europa desde 2014.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba