MOTOCROSS

La fractura no detuvo a Saborío

m2014mpsaborio

La joven regresó en la cuarta fecha para ganar los 85 cc

-Publicidad-

m2014mpsaborio

Una fractura en la pelvis para muchos puede ser un motivo de peso para desmotivarse, pero en este caso la piloto de motocross María Paula Saborío no lo tomó así.

Hace tres meses y medio durante un entrenamiento Saborío sufrió esta lesión, pero en su caso lo tomó mucho coraje y ganas extra de continuar en el motocross.

“Mi fractura fue causada por un mal cambio que tuve en la moto, donde yo iba saliendo de la curva el cambio no me quiso responder, entonces yo seguí dando gas. Donde yo iba entrando al salto, la moto se me fue de cabeza y yo caí primero que la moto, y fue ahí donde la moto me atropelló”, dijo Saborío.

Esta chica de apenas 14 años de edad superó la lesión, pero eso no es todo, sino que asistió a la cuarta fecha del Campeonato Nacional de Motocross y allí compitió en la clase 85cc B, que dicho sea de paso, se enfrenta contra hombres de su misma edad.

Pero lo más sorprendente del caso fue, que ganó los dos heats de la categoría en la división B. Saborío mantuvo las primeras posiciones desde la parrilla de salida y después de recorrer 13 minutos más una vuelta en la pista “El Enjambre” en Tres Ríos, obtuvo el primer lugar en la competencia.

“Primero que nada me siento muy feliz de que ocho días antes de la carrera me dijeran que ya podía andar en moto, y al día siguiente me subí.  El día de la competencia me fue súper bien, a partir de la salida pude mantenerme en ese lugar (primera posición) hasta que lo logré, me sentí muy feliz de haberlo conseguido”, confesó Saborío.

La lesión de la joven, que reside en Higuito de Desamparados, fue una fractura en el lado izquierdo de la pelvis. En primera instancia se le recomendó un año de descanso total, pero al final de cuentas fueron tan solo tres meses y medio de reposo.

“La recuperación fue demasiado rápida, me dijeron que por lo menos un año no podía andar en moto y yo toda asustada de que ¿cómo era posible? que yo no podía aguantarme un año. Fui donde el doctor Oldemar Chavarría y me dijo “ya usted está lista” y a los tres meses y medio ya estaba montada en la moto”, mencionó Saborío.

Durante la recuperación tuvo que mantenerse en cama, no podía levantarse, tenía prohibido caminar, saltar o andar en bici. Ella lo único que podía hacer era natación, incluso contó  que todas las cosas que ella necesitaba se las traían al cuarto.

“Yo pensaba que ya quería volver a correr, mi mamá me decía que no, que era muy peligroso, y yo le decía: “mami no, es que es mi deporte, a mi me encanta” y fue hasta que ella dijo que sí, que me apoyaba. Yo lo único que pensaba era que quería volver a correr lo más pronto posible”, dijo la piloto.

Una de las metas que tenía esta chica de acero era quedar campeona, por esta situación se perdió las tres primeras fechas y se encuentra rezagada en la posición general.

“Hay que seguir adelante, trabajar fuerte con lo que es condición física, preparación alimenticia, para ver si el otro año podemos llegar al liderato. Esta fecha me quedé impresionada porque no pensé que con tan poquita preparación que tuve podía ganar la fecha, me siento muy orgullosa de mi misma”, comentó Saborío.

Saborío maneja una moto Yamaha YZ 85cc y se quedará con ella hasta el final del campeonato, pero que quizás el otro año comience a entrenar con una moto de 250 centímetros cúbicos.

Aún no se ha definido el escenario de la quinta fecha del campeonato, pero María Paula está lista para competir nuevamente e involucrarse una vez más al deporte.
    
“Sí la voy a correr, me estoy preparando muy fuerte físicamente, para llegar el día de la carrera con bastante fuerza y evitar otra lesión. Doy gracias a Dios por la recuperación rápida, al apoyo de mis padres, y a los que me apoyan”,
concluyó Saborío.

Marilyn Ramírez

Periodista de Grupo Puro Motor S.A desde 2014 en temas de Motocross. Grado académico: Bachiller en Periodismo y Licenciada en Producción de Medios.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba