INDUSTRIA

Range Rover Velar, el nuevo miembro de la familia

Velar fue el nombre con el que se bautizó a los prototipos del Range Rover original, allá por 1970, y Velar es el nombre que la firma británica ha rescatado para su nuevo modelo, que ocupará el hueco existente entre los Evoque y Range Rover Sport y que llegará a partir de julio.

El nuevo SUV de lujo de 4,8 metros se ha diseñado pensando en la elegancia, por ejemplo las manillas de las puertas del Velar emergen al acercar la mano, de forma que cuando están cerrados hacen que el aspecto de la carrocería sea más limpio; los rasgados faros Matrix-láser LED (tienen un alcance de 550 metros y no deslumbran a los conductores que vienen de frente) resultan muy llamativos y las llantas de hasta 22 pulgadas le dan un toque de lo más elitista.

Siendo muy amplio por dentro gracias a su distancia entre ejes de 2.874 mm, en su interior destacan dos pantallas táctiles de 10 pulgadas y alta definición del nuevo sistema de infoentretenimiento Touch Pro Duo con conectividad 4G y Wi-Fi para ocho dispositivos, la de arriba se inclina para que mejore el ángulo de visión respecto a conductor y acompañante.

Es a través de ella (y desde los mandos táctiles del volante) como se controla todo lo relativo a multimedia, navegación con información sobre tráfico real, teléfono, Terrain Response… Pero también sorprende la desaparición de casi todos los botones o mandos (más allá de las ruedas del cambio y el Terrain Response), de forma que solo se encuentra el de puesta en marcha del vehículo, el de encendido y apagado del equipo de audio y las dos ruedas para seleccionar la temperatura del climatizador.

Los asientos pueden llevar la tradicional tapicería de piel, pero es primicia una tapicería textil con materiales de alta calidad como alternativa sostenible al cuero. Un cómodo diseño de los asientos redondean la altísima sensación de confort a bordo, con la ventaja adicional de saber que, gracias a los 673 litros del maletero, pocas cosas serán las que dejemos en nuestros viajes.

Los motores básicos que ofrecerá el Range Rover Velar son dos diésel Ingenium 2.0, el primero con 180 hp y 430 Nm de par (pasa de 0 a 100 en 8,9 segundos y gasta de media 5,4 l/100 km) y el segundo con 240 hp y 500 Nm (consume 5,8 l de media y hace el 0 a 100 en 7,3 s). Por encima, el V6 3.0 entrega 300 hp y 700 Nm (241 km/h y 6,4 l/100 km).

En cuanto a los de gasolina, parten de los 250 hp y 365 Nm del 2.0 básico, aunque con la misma cilindrada existe una versión de 250 hp y 365 Nm capaz de pasar de 0 a 100 en 6,7 segundos.
Por encima se podrá escoger una mecánica con 300 hp y 400 Nm de par, y como tope de gama aparece un V6 sobrealimentado con 380 hp y 450 Nm de par que impulsará al Velar de 0 a 100 en solo 5,7 segundos. Tanto esta como el resto de mecánicas cuentan con una transmisión automática ZF de ocho velocidades.

En Land Rover no han pasado por alto el hecho de que el Velar vaya a ser destinado sobre todo para circular sobre asfalto. Por ello, se ha afinado el chasis con una suspensión neumática (de serie con los motores seis cilindros y opcional con los cuatro cilindros de 240 y 300 hp) que reduce la altura de la carrocería al circular a 105 km/h o más y agacha la carrocería 40 mm cuando el coche está apagado para facilitar la entrada y salida del vehículo.

En la firma británica aseguran que todo ello, junto con la suspensión delantera independiente y el eje trasero Integral Link (ambos con muchos componentes de aluminio) asegurará un confort muy elevado.

Pero no por ello podían dejar de atender a las cualidades todo terreno de su nuevo modelo, que en este caso vienen garantizadas por la tracción total, la rapidísima actuación de su caja transfer, el sistema Terrain Response (con modos Eco, Confort, Hierba/Gravilla/nieve, Barro/Surcos y Arena), el control de crucero a velocidades de entre 1,8 y 30 km/h (ATPC), el Low Traction Launch, el Hill Descent Control y una profundidad de vadeo de hasta 650 mm.

Por supuesto, sus dueños se favorecerán de unas soluciones de asistencia al conductor de primer nivel que incluyen el frenado de emergencia autónomo (AEB), la cámara estereoscópica que avisa si se sale del carril, el reconocimiento de señales de tráfico, el detector de tráfico de marcha atrás (nos avisa mediante una advertencia en los retrovisores de cualquier peligro) y el control de crucero adaptativo (ACC). Pero quizá el más sorprendente de ellos sea el nuevo sistema semiautónomo «advanced tow assist», que mueve el volante por sí solo a la hora de circular marcha atrás con remolque.

Pese a que no llega hasta julio, el Range Rover Velar ya se puede encargar en los concesionarios y precio el precio de la versión básica es de 60.250 euros.

Por: Marca

Beatriz Nuñez

Periodista de profesión desde el año 2003. Ese mismo año se involucró en la cobertura de deportes de motor y la industria automotriz, campo en el que se desempeña hasta el día de hoy. Tres veces nombrada por FECOM como la periodista mas destacada en el campo de los motores.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba