WRC

Adiós al ocaso, que siga la fiesta

wrc2012opinionmejorestiempos

El WRC es un deporte que sin duda alguna llama la atención de todo el planeta y en cada rincón que se practica un deporte de motor, todos sueñan algún día con estar en la gran carpa del rallismo.

wrc2012opinionmejorestiempos

Opinión por: Renger Infante – renger@grupopuromotor.com

Todavía muchos anhelan los autos del Grupo B, con sus 700 caballos de fuerza, carrocerías tubulares y carrocerías en fibra de vidrio, que fueron la sensación y llevaron a los pilotos a un sitial casi de dioses, por su capacidad de poder controlar esas bestias con 4 ruedas.

La evolución nos permitió ver autos con potencias más contenidas, y sus 300 hps (yo nunca les creí que los tuvieran en realidad), lograron presentarnos a grandes ídolos de la talla de Juha Kankkunen, Carlos Sainz, Colin McRae, Tommi Makkinen y un sin fin de pilotos que hicieron de este deporte, uno de los más populares del orbe.

Pero las crisis económicas globales, y el gran impacto que tuvo sobre la industria automotriz, ha ido provocando que las grandes marcas de culto poco a poco se hayan ido apartando del rallismo y nos acerquemos a un ocaso de deporte.

Muchos extrañarán los Subarú Impreza metidos de lleno con el Prodrive poniéndolos a ganar. O que decir de Peugeot que llegó para dar cátedra.

Toyota con su modelo Célica, famoso en los 90 por varios títulos, o los más europeos con Saab, Skoda, Hyundai y Mitsubishi entre otros, que motivaron a que muchos de los aficionados que hoy idolatran esas tres letras juntas, tuvieran ese romance a primera vista, que solo se logran con un gran amor.

En un intento por mantener vivo el deporte, la FIA ha reaccionado y buscado mejores reglamentos y así motivar a marcas como Ford, Mini y Citroën para continuar invirtiendo en sus programas deportivos y conservar los equipos oficiales en todo el certamen.

La reducción de la potencia de los motores y usar plantas de poder de 1.6 litros con turboalimentación, pero con potencias que rondan los 300 hps (sigo sin creer que los tengan) es uno de los cambios más importantes desde el año pasado.

La industria que se genera alrededor sigue estando muy activa y presupuestos millonarios que motivan a creer que el espectáculo está asegurado por algunos años más.

El anuncio de Volkswagen y Toyota que ya miran seriamente del regresar a competir al rallismo hace pensar a los más puristas que la reingeniería aplicada a este deporte y la crisis económica han quedado de lado, y el apostar por vehículos más reales a los de uso diario, podría generar mejor imagen y ventas en el planeta.

Será muy complicado volver a ver parrillas tan nutridas como con las que terminó la década de los 90 y se inició el nuevo milenio. Muchos equipos oficiales de fábrica, autos que eran unas joyas de la tecnología, pero sin duda alguna lo mejor, una generación de pilotos que hacía del deporte una pasión para los que amamos la velocidad y el control del auto.

El rallismo mundial llegó a un ocaso en los últimos pero los especialistas comienzan a ver una luz que anuncia mejores tiempos y sobre todo, la continuación de un espectáculo, que solo el que ama el deporte y sabe lo que es esperar por horas para escuchar una sinfonía de pocos segundos.

Es hora de terminar la etapa de transición del WRC, señores, la fiesta de los motores volverá muy pronto !!!!!

Marco Quesada

Editor de Grupo Puro Motor S.A. Creador de Puro Motor en el año 2007. Relacionado con el ámbito de los motores desde finales de los años 90´s. Miembro del Colegio de Periodistas de Costa Rica. Publicista de profesión.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba