AUTOS 4X4AUTOS DE COLECCIÓNINDUSTRIA

De chatarra a las calles: La historia de este Land Rover

El mítico Land Rover, uno de los 4×4 más populares del mundo esconde desde 1948 un legado que todos conocen, pensado para ser sencillo, robusto y fácil de mantener llegó a muchos países desde inglaterra siendo Costa Rica la casa para muchos ejemplares que al día de hoy siguen rodando y luciendo una estética muy original. 

Primera generación

Este es el caso del modelo propiedad de Jostin Corrales, vecino de Cartago que desde pequeño vivió enamorado de este todoterreno britanico y que al crecer, pudo conseguir uno que no pasaba por su mejor estado, tanto estético como mecánico. 

Para efecto de esta nota, el protagonista es del año 76 ensamblado en el país y ha sido totalmente reconstruido pensando en su originalidad tanto interna como exterior, dando como resultado un modelo de color amarillo con una silueta clásica. 

-Publicidad-

Sin embargo, el camino no ha sido fácil para llegar a cómo está el todoterreno en este momento, ya que pasar de estar 14 años guardado, al taller, fue un reto que le llevó tiempo, lágrimas y muchas anécdotas.  

“Desde el inicio yo sabía que era un proyecto que me tomaría mucho tiempo, ya que tuve que desarmarlo por completo pieza por pieza, remover toda la pintura, bajar el motor la caja, los diferenciales, todo fue revisado y reemplazado por piezas originales”, expresó Corrales. 

Dice este amante de los carros clásicos, que al inicio las ganas de dejar tirado el proyecto le aumentaban cada día, ya que al ver todo en mal estado y que no avanzaba lo desmotivó pero, tras un 1 año y 3 meses en la restauración, los resultados comenzaron a llegar. 

Listos para ser exportados

“En mi casa siempre soñamos con comprar uno nuevo en esa época pero, su elevado precio se nos hacía más que imposible, con el pasar del tiempo llegaría a la familia y al día de hoy, es un objeto que lo vemos como un premio que asocia recuerdos y un sueño hecho realidad”

Expresó que es de uso dominguero ya que lo cuidan mucho, la idea es mantenerlo en su estado original lo más que se pueda para que esté en la familia el tiempo que sea necesario.  

Destacar que el vehículo tiene no menos del 90% de sus partes originales con las que salió de la ensambladora, las cuales se restauraron y se volvieron a poner, tanto motor, caja, chasis, diferenciales, aros, carrocería entre otros elementos más. 

“Muchas veces han ofrecido comprarlo inclusive hasta para llevárselo fuera de CR pero el cariño que le tenemos a nuestro mentado Juancho ya es bastante grande, ya que, en la casa fue donde lo restauramos, vivimos cada cambio por el qué pasó con la ayuda de un amigo experto en la marca Arsenio Espinoza”.

Jose Miguel Arce

Bachiller en periodismo, apasionado de los autos y los deportes de motor. Colabora para PuroMotor.com desde el año 2017.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba