INDUSTRIA

Conocimiento básico a la hora de cambiar las llantas

Para estas fechas festivas el uso del vehículo se incrementa sobre todo para viajes a distintos lugares de recreo. En este contexto, el conocimiento básico de las llantas para descartar alguna irregularidad se vuelve trascendental en materia de seguridad.

Todo inicia por una revisión general, las llantas están construidas para rodar, soportar calor y la fricción con el asfalto pero, dependiendo del uso y la irregularidad de la calzada, es común que sufran un desgaste previo a su fecha de vencimiento

-Publicidad-

Para identificar el desgaste se tiene que ubicar el símbolo TWI que viene marcado en el costado. El triángulo refleja el nivel mínimo al que debe de llegar el desgaste, este indicador lo compone una línea que atraviesa el ancho de la llanta.

También existe una herramienta llamada profundímetro, esta tiene un uso muy especializado y es recomendable visitar un técnico. 

A la hora de reemplazarlas se tiene que identificar si las que se van a utilizar son compatibles con el vehículo. Se tiene que conocer el diámetro ya que si se desea cambiar a otro tipo, hay que tener en cuenta que a mayor tamaño, más pequeño debe ser el perfil, esto buscando un equilibrio.

Otro elemento a considerar es la anchura de la llanta, que se tiene que ajustar a niveles lógicos al asiento del neumático. Seguidamente, se tiene que verificar que no roce en la carrocería, en la mecánica, amortiguadores o guardabarros. 

En el mercado existen diferentes tipos que se adaptan a los elementos climatológicos, aquí es importante conocer cuál se adapta a la región habitual de cada conductor para asegurar un desempeño óptimo del modelo y la seguridad general del conjunto. 

Se recomienda cambiar las cuatro ruedas al mismo tiempo o si se necesita cambiar solo una, que esta sea igual a las demás en cuanto a especificaciones

Finalmente, la alineación del automóvil debe realizarse cada vez que se compren llantas o aros nuevos, si se ha caído en huecos o circulado en carreteras con constantes curvas. Para mayor seguridad se debe alinear cada 20000 o 30000 km a partir de la última vez que realizó alineación. 

En todo caso, leer el manual de usuario de cada modelo es de suma importancia ya que aquí el fabricante especifica con detalle que llanta y tipo de aro es recomendable.

Jose Miguel Arce

Bachiller en periodismo, apasionado de los autos y los deportes de motor. Colabora para PuroMotor.com desde el año 2017.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba